Jainworld
Jain World
Subcategorías del nivel mayor

 

EL ALMA Y EL CUERPO
KASHAYAS.
Los instintos.
Karmas (destructivos) de Ghati,
karmas de Aghati (no destructivos).
Asrav
SAMVAR
NIRJARA
  CHARITRA
  AHIMSA
 

El REZO

  RITUALES Y FESTIVALES
  PRATIKRAMAN
  Sallekhana
  ANEKANTVAD
  EL PROGRESO ESPIRITUAL
  Gunasthanaks
  ¿Qué le sucede después al alma ?.
  Peregrinajes y lugares sagrados
  YAKSHAS Y YAKSHINIES
  La antiguedad del Jainismo
  INTRODUCCIÓN AL TATTVARTH-SUTRAN
  INTRODUCCIÓN AL UTTARADHYANA SUTRA

 

 

 

 

 

Peregrinajes y lugares sagrados.



Son muchos los lugares en la India que son de una importancia especial para los jainas debido a sus asociaciones con personas santas en el pasado.
Algunos de los lugares son donde ellas lograron la iluminación, salieron de este mundo, y alcanzaron la liberación final, o lugares en donde ocurrieron los acontecimientos religiosos celebrados en los templos.
El peregrinaje a tales lugares ha sido muy popular. Por lo tanto, es un gran mérito visitarlos.

En épocas anteriores ( y a menudo actualmente) las dificultades de los viajes implicaban una gran resistencia para el cuerpo.

La atmósfera religiosa y el conocimiento que uno está en el mismo lugar pisado por grandes figuras de los tiempos antiguos y por los peregrinos jainas, inspiran sensaciones de reverencia.

Los peregrinos que visitan los lugares sagrados pueden ser monjes, monjas, individuos solitarios, familias o grandes grupos organizados.
Para algunos el viaje puede significar una verdadera dificultad financiera.
Mucha gente rica emprende la tarea loable de ayudar a otros para ir a la peregrinación.

Es una costumbre que los jainas ricos contribuyan a financiar peregrinaciones a los lugares sagrados.

Una peregrinación conducida por un hombre de negocios prominente de Ahmadabad hace unos cincuenta años implicó a casi 15.000 personas, incluyendo cuatrocientos monjes y setecientas monjas.
Ciento cinco ayudantes, cocineros y personas de seguridad se ocuparon de ellos, y viajaron a un ritmo lento, sobre todo caminando, pero también a caballo, en automóviles, a Girnara (donde el vigésimo segundo Tirthankara logró la liberación), y a la gran colección de templos en Satrunjaya.


Trescientos carros con bueyes transportaron las tiendas y los equipajes de los peregrinos.

Durante las noches muchos realizaban danzas religiosas y/o cantaban canciones religiosas.

Actualmente, por supuesto, muchos grupos grandes de peregrinos viajan por transportes modernos.

Las dificultades pueden ser menores en la actualidad, pero la intención piadosa es la misma, y sigue siendo una costumbre que los jainas ricos las organicen y las financien.


La mayoría de los grandes sitios de peregrinajes están ausentes de población, casi siempre en colinas o en las cumbres de las montañas, y a menudo de una gran belleza natural, que es conveniente para la oración y la meditación.

La mayoría de tales sitios tienen lugares para alojar a los peregrinos, gratuitamente o por precios baratos

Muchos jainas donan dinero para el mantenimiento de los sitios de peregrinaje.

Los templos jainas de la India se caracterizan por su limpieza y atmósfera sagrada.

El visitante entra en el templo con ropas limpias.
Los zapatos se quitan en la entrada.
Actividades como dormir, etc. no se permiten en el templo.

La arquitectura, y las esculturas son espléndidas.
El centro de ellos son las imágenes de los Tirthankaras, sentados o parados, en meditación profunda, con los ojos dirigidos a la extremidad de la nariz, y expresión tranquila y solemne.
La imagen está desnuda, y a menudo marcada en el pecho con figuras de formas de diamantes.

Los Svetambaras adornan con frecuencia la imagen con joyas, pero los oratorios Digambaras se dejan sin adornos.

Cada Tirthankara tiene un símbolo distintivo, un toro para Rishaba, un león para Majavira etcétera, que se representan en el pedestal.
El vigésimo tercer Tirthankara, Parsvanath, se simboliza con un pabellón de siete serpientes.

Entre el gran número de lugares de peregrinaje jaina, se considera que uno de ellos tiene una gran santidad, es el monte Parsvanatha, o Sametshikhara, en Bihar, donde veinte de los veinticuatro Tirthankara dejaron sus cuerpos terrenales y alcanzaron el estado de moksa.

La montaña es muy bonita, y la cumbre se cubre con templos.
Existen allí templos relativamente modernos.

El más lujoso, en el sureste, con sus cinco bóvedas estriadas, contiene una imagen de mármol negro de Parsvanath, el vigésimo tercer Tirthankara, y fue comenzado a construir en el 1765 D.C. en su base.

Una gran cantidad de peregrinos visitan ese lugar, el más piadoso, y después de visitar cada oratorio, concluyen su peregrinaje caminando en circulo en la base del monte.

De Sametsikhara, los peregrinos pueden ir a Pavapuri, también en Bihar.
Es un lugar de gran belleza, sobre todo cuando los lotos florecen en el lago del lugar.
Hay una legenda que cuenta que incontables peregrinos tomaban un poco de polvo para marcar sus frentes, y formaron el lago, después de muchos siglos.


Hay un templo en el lugar donde Majavira alcanzó el estado de moksa, y otro en el sitio donde su cuerpo fue incinerado.
El último está en una isla en el lago, conectado por una calzada con la orilla.

Ambos templos se renovaron considerablemente durante años.

El festival de Diwali, el día del aniversario del nirvana de Majavira, se celebra allí con una gran ceremonia.
Hay jainas en Bihar, pero la comunidad jaina es actualmente más numerosa en la India occidental.
Rajasthán y Gujarat son particularmente ricos en templos jainas y en lugares de peregrinajes.

Hace siete siglos hubo trescientos templos en la India occidental, y doscientos de ellos en Gujerat.

En Rajasthán, en la ciudad de Jesalmir existe la biblioteca más famosa de manuscritos jainas y tiene también millares de libros religiosos.
No solamente los eruditos, sino también muchos jainas hacen el peregrinaje a los templos de allí, que son espléndidos sobre todo los construidos con piedra amarilla.

Rankpur está también en Rajasthán.
Un templo magnífico, o complejo de templos cubre 40.000 pies cuadrados en una base alta.

El santuario principal tiene estatuas de mármol blanco de Rishabha, el primer Tirthankara, en cuatro direcciones.


Los pilares innumerables, del 1444 D.C., tallados en diversos diseños, proporcionan vistas interminables a través de los pasillos.
En el décimo tercer siglo D.C.. el rey jaina de Gujarat, Kumarapala fundó un templo en Taranga.

Después que su sucesor reaccionara contra el Jainismo, el templo fue casi destruido, pero fue reconstruido durante el reinado del emperador Akbar en el siglo dieciseis.

Se sitúa en la cumbre de un cerro, y esto prueba la resistencia de los peregrinos.

Indudablemente, las obras maestras de la arquitectura jaina, por su belleza, son los templos magníficos de Delwara en el monte Abu, en Rajasthán.
El tallado del mármol blanco es tan delicado que es casi translúcido.
Los albañiles rasparon el mármol, y se dice que se les pagaba según el peso de polvo de mármol quitado. El transporte de los bloques de piedra fue muy laborioso y costoso.

Hay dos complejos importantes de templos en Gujerat.
Uno fue construido alrededor del 1030 D.C. por Vimala Shah, comerciante rico, y fue dedicado al primer Tirthankara. Fue restaurado en el 1322 D.C.
Los pilares del pasillo principal son probablemente sin igual por su decoración única; la bóveda de once arcos, y las figuras humanas y animales son bellísimas.


El templo dedicado al Tirthankara Neminatha, es más grande, de 155 pies de largo.
Fue fundado alrededor del 1230 D.C. por Tejapala. Su hermano, Vastupala, fue primer ministro de Gujerat, y además el responsable de más de cincuenta edificios religiosos, incluyendo fundaciones en Satrunjaya y Girnara.

Cada complejo de templos está adornado con estatuas.
No solamente los templos, sino también la visión panorámica es espléndida desde 4000 pies sobre el nivel del mar.
Este lugar tiene una significación religiosa profunda.

Los dos lugares de peregrinaje en Gujerat, Girnara y Satrunjaya, son tan ricos en templos y oratorios que se describen frecuentemente como ciudades de templos.

Girnara es el lugar más famoso en donde el Tirthankara Neminatha alcanzó moksa.

El otro templo famoso en la cumbre del monte Girnara tiene mil años y una inscripción que fue reparada en el 1278 D.C.
El templo está en un patio rectangular rodeado por unas setenta imágenes de los Tirthankaras.

Éste es el templo más grande, pero hay muchos otros, incluyendo uno fundado por Vastupala en el 1231 D.C. y dedicado al decimo noveno Tirthankara, Mallinatha.

Shatrunjaya es un lugar antiguo de peregrinaje jaina, pues allí el primer Tirthankara, Rishabha, y su principal seguidor alcanzaron moksa.

Muchos centenares de templos y de oratorios más pequeños existen en los nueve recintos.

Aunque la mayoría de ellos son modernos, sus cimientos son de gran antigüedad.

Un templo nuevo de Rishabhadeva substituyó al más antiguo a mediados del siglo doce, y Vastupala colocó siete oratorios delante de él en el 1231.
Algunos de los templos pueden remontar sus orígenes, si no su actual forma, al noveno o décimo siglo.

Desafortunadamente, Shatrunjaya sufrió muchas destrucciones durante las conquistas musulmanas en los siglos diez y catorce, pero la reconstrucción se realizó después del 1500.


Algunos de los templos más grandes son verdaderamente magníficos con sus bóvedas.

Un nuevo complejo del templo fue construido en los años 70.
El ornamentación y las estatuas son abundantes.

A partir del siglo diecisiete Shatrunjaya llegó a ser cada vez más importante.

Muchas guías turísticas fueron escritas para los peregrinos, detallando las rutas por las cuales los peregrinos piadosos podían viajar y rogar ante las muchas imágenes.

Cada año un número de casi 20.000 peregrinos visitan esos lugares. Las dificultades son menores que en otros tiempos.
Muchos van a pié de un lugar a otro.
Las ceremonias especiales se llevan a cabo un número determinado de fechas al año.

El gran mérito se alcanza con el peregrinaje a Shatrunjaya, ayunando y rindiendo homenajes allí.

Los lugares mencionados hasta ahora están todos en el centro y norte de la India, pero la India del sur tiene también sus grandes lugares de peregrinajes.
El más famoso es Shravana Belgola, a 62 millas de Mysore.
Allí en una colina de 470 pies esta la estatua colosal de Bahubali, de 57 pies de alto, y 26 de ancho
Fue construida sobre una roca sólida alrededor del año 980 D.C. con un monasterio agregado en el año 1116.
Es la estatua monolítica aislada más grande del mundo.
Bahubali, o Gommata, era hijo de Rishabha, el primer Tirthankara.
Se dice que él estaba en una meditación tan profunda, que varias plantas crecieron sobre él.

La estatua lo representa desnudo, evidencia de su renuncia total de las cosas mundanas incluyendo las ropas.

Hay otras estatuas de Bahubali en la India del sur, pero esa es la más grande, y es un centro importante de peregrinaje para los jainas del norte, así como para los de la India del sur.

En cada templo jaina la estatua se baña ritualmente cada día como parte de los homenajes.

La estatua en Shravana Belgola es tan enorme que este ritual se puede realizar solamente a los pies de la estatua.
En ciertos momentos, sin embargo, cada doce o quince años, una gran estructura de andamio se erige, y la estatua enorme es ceremonialmente regada con agua mezclada con sándalo, coco, azúcar y leche.

Medio millón de personas asistieron a esa ceremonia cuando fue realizada en 1967.

Cuando fue efectuada otra vez en 1981, tenía una significación especial como para conmemorar el aniversario de los mil años de la consagración de la estatua,


El peregrinaje a los lugares sagrados es una parte de la tradición prácticamente en toda religión en el mundo.
Las dificultades del viaje disciplinan al cuerpo; la compañía de los peregrinos consolida la fe religiosa.
Hechos religiosos son los fundamentos de las peregrinaciones.
El alma recibe mérito y la mente recibe paz.

Las diversas personas los interpretan diferentemente.
Algunos están contentos con seguir los rituales y los rezos.
Otros pueden desear tener una opinión más intelectual, y consideran a las leyendas sobre milagros como historias piadosas y educativas, más que como verdades literales.

Los peregrinajes y los templos son una parte viva de la religión jaina, no son una tradición moribunda del pasado.

En Leicester, Inglaterra, un templo nuevo fue construido por primera vez en el hemisferio occidental, con las imágenes completamente consagradas de los Tirthankaras.
Tiene un oratorio de piedra tallada verdaderamente espléndido dentro del centro jaina. Este trabajo fue posible por las contribuciones de los jainas de todo el mundo, para proporcionar un foco para los peregrinos que van a rogar ante las tres imágenes de Shantinatha, de Parshvanatha y de Majavira.

Ese santuario de Gran Bretaña, es visitado por personas de Europa, la India, y de muchas partes del mundo.